Semana de la lactancia: beneficios para la mamá y el bebé


La lactancia materna tiene ventajas tanto para el bebé como para la madre. La leche materna contiene todos los nutrientes que necesita el bebé para poder desarrollarse adecuadamente. Además, dar el pecho ayuda a la madre a recuperar su forma física anterior al embarazo.


Ventajas de la leche materna para el bebé:

Se sabe que la leche materna es el mejor seguro de vida para los niños menores de 6 meses. Sin embargo, los menores de seis meses alimentados exclusivamente con leche materna no llegan al 40%. Es por esto que la OMS asegura que un apoyo adecuado a las madres y a las familias para que inicien y mantengan la lactancia materna podría salvar la vida de muchos pequeños. La OMS recomienda comenzar la lactancia en la primera hora de vida. Además, explicita que se haga “a demanda”, es decir, con la frecuencia que quiera el niño, tanto de día como de noche.

La leche de la madre contiene todos los ingredientes principales (azúcares, lactosa, proteínas y grasas) en las cantidades necesarias para permitir un crecimiento óptimo de los bebés.


Los bebés necesitan mayor cantidad decalorías durante el primer año, ya que su crecimiento es muy intenso: suelen crecer unos 25 cm. Además, sus cerebros se desarrollan activamente y para ello necesitan algunos componentes de la grasa de la leche materna, entre ellos el colesterol.

Las proteínas que proporciona la leche son necesarias para la formación de nuevas células en todos los tejidos del cuerpo. Los hidratos de carbono o azúcares tienen como función aportar energía y facilitar la absorción del calcio.

La leche materna tiene además sustancias defensivas que protegen al niño y le ayudan a combatir las infecciones de oídos, alergias, vómitos, diarrea y otras enfermedades típicas de este periodo. También contiene enzimas que ayudan en el proceso digestivo.

A todo ello se suman otras ventajas: el coste es menor que el de la leche artificial , no necesita preparación y se puede ofrecer a los bebés al instante.


La leche materna casi no contiene sal para no dañar los riñones. Con excepción de la vitamina D, por lo general no es necesario un suplemento de vitaminas.

La leche de la madre satisface las necesidades alimenticias del bebé hasta los cinco o seis meses cumplidos. A partir de dicha fecha puede ser necesario aportar otros nutrientes. Además de los beneficios inmediatos para el niño, la lactancia materna contribuye a mantener una buena salud durante toda la vida. A largo plazo, los adultos que de pequeños tuvieron lactancia materna suelen tener una tensión arterial más baja, menos colesterol y menores tasas de sobrepeso, obesidad y diabetes de tipo 2.

Ventajas de dar el pecho para la madre:


Dar el pecho también beneficia a la madre, ya que le ayuda a recuperar el aspecto físico que poseía antes del embarazo: consume alrededor de 500 calorías al día, lo que facilita la pérdida de peso. Dando el pecho se suele perder la grasa acumulada en la zona de cintura y caderas, ayudando a eliminar el peso retenido, ya que buena parte son reservas energéticas que el cuerpo femenino almacena durante la gestación para facilitar la posterior producción de la leche materna, señala la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia

Además, la succión estimula las contracciones uterinas y permite que el útero recupere antes su tamaño normal. El amamantamiento puede ser un protector contra el cáncer de mama y ovario.


También tiene ventajas psicológicas y emocionales, ya que tranquiliza al bebé, fortalece los sentimientos de la madre hacia el recién nacido y le da seguridad en el cuidado de su hijo. ¡El apoyo a la madre es esencial


La lactancia materna requiere aprendizaje y muchas mujeres tienen dificultades al principio. Son frecuentes el dolor en el pezón y el temor a que la leche no sea suficiente para mantener al niño. Para fomentarla, hay centros sanitarios que prestan apoyo a la lactancia materna poniendo asesores cualificados a disposición de las madres.

La lactancia también tiene que se fomentada y apoyada desde el ámbito laboral. Por eso la OMS recomienda que todas las mujeres tengan derecho a una baja maternal de 16 semanas como mínimo, para que puedan descansar y amamantar a sus hijos. Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él un lugar seguro, limpio y privado para que puedan seguir amamantando a sus hijos. Pasados los 6 meses se pueden empezar a incorporar nuevos alimentos pero sin interrumpir la lactancia materna. La OMS recomienda que los nuevos alimentos se administren con cuchara o taza y no dentro de la mamadera. Los niños tienen que adecuarse a los nuevos alimentos, por eso, son indispensables la paciencia y el apoyo de toda la familia.

La lactancia materna es una actividad favorable no solo a la salud de la madre y del niño, si no que profundiza el vinculo entre ambos y cambia el entorno familiar.

Promovamos la lactancia materna, que hace vivir a las mamas y sus hijos un vinculo único de salud y amor :)


#DDM #LactanciaMaterna



Fuente:

materna.com.ar

elbebe.com





Archivo
Buscar por Etiquetas
No hay tags aún.
Seguinos
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Vimeo - Black Circle